Industria  |  22 noviembre 2021  |  Albert Arranz  |  8 min de lectura

¿Cuánto tiempo puede permanecer un huésped en un hotel y cuál es la estancia mínima?

how long can you stay at a hotel
Volver al blog
  • Compartir artículo

La duración de la estancia en un hotel depende de la legislación de cada país, pero todos coinciden en algo: no hay una estancia mínima, siempre que los clientes paguen. En el caso de Estados Unidos, la duración de la estancia en el hotel se rige a nivel estatal, donde los hoteles están obligados a conceder ciertos derechos a los clientes de larga estancia, como reducciones fiscales y otros derechos de los inquilinos en función de la duración de la estancia. En cambio, en Reino Unido, la duración de la estancia depende de las normas establecidas por las autoridades locales de cada región.

Conocer la duración mínima y máxima de las estancias es especialmente importante para comprender las cambiantes tendencias del mercado y para que los hoteles puedan adaptar sus servicios y características a las distintas necesidades de los viajeros de hoy en día.

En este artículo hablaremos de la duración de la estancia de los huéspedes, tanto para estancias cortas como largas, y de sus limitaciones. También estudiaremos cómo se pueden adaptar las habitaciones de los hoteles a estos diferentes periodos de estancia, y la evolución de las estancias tras la pandemia.

 

¿Cuánto tiempo puede permanecer un huésped en un hotel?

Hay una gran variedad de alojamientos disponibles para satisfacer las diferentes necesidades de los viajeros. La duración de la estancia en cada tipo de alojamiento dependerá de si tu alojamiento es un hotel, un piso turístico o un hotel de larga estancia. Hoy en día, incluso Airbnb acepta estancias prolongadas. La regla general es que un huésped puede quedarse todo el tiempo que quiera.

Sin embargo, entender las necesidades de los clientes es importante a la hora de adaptar los alojamientos y aplicar tácticas de marketing adecuadas. Por ejemplo, los que realizan un breve viaje de negocios pueden optar por reservar una estancia prolongada en el hotel, mientras que una familia que viaja de vacaciones puede decantarse por alojarse en un hotel tradicional durante varias semanas.

En función de la duración de la estancia, los hoteleros pueden adaptar sus servicios para hacer más cómodo el alojamiento de larga duración. Ten en cuenta las necesidades de los huéspedes que se alojan durante periodos largos, quienes necesitarán servicios como lavandería, cocina, espacio exterior y lavadora/secadora. Los hoteles pueden ofrecer suites y pequeños apartamentos (si disponen de ellos) para que los huéspedes puedan alojarse indefinidamente.

Con menos demanda debido a las restricciones de viaje a causa de la Covid-19, los hoteles tratan de satisfacer las necesidades del viajero y las necesidades cambiantes del mercado. El check-out suele ser habitualmente a mediodía para que dé tiempo de limpiar las habitaciones, pero con menos demanda y más habitaciones disponibles, los hoteles pueden plantearse la posibilidad de permitir a los huéspedes quedarse una hora más para generar ingresos adicionales.

Muchos clientes podrían aprovechar esta oferta para evitar permanecer varias horas en el aeropuerto, un espacio cerrado en el que deben llevar mascarilla. Los hoteles pueden cobrar un recargo por hora de estancia después del check-out, o cobrar directamente por medio día.

 

¿Pueden los huéspedes utilizar un hotel como su residencia habitual?

La posibilidad de que los huéspedes puedan usar tu hotel como residencia habitual dependerá del tipo de propiedad que tengas y de la legislación local. En Estados Unidos, por ejemplo, algunos hoteles establecen un número máximo de días de estancia para sus huéspedes debido a las leyes y normativas locales. Incluso puede que tengas que pedir a tus huéspedes que hagan dos reservas y que les reembolses los impuestos del hotel que no deben pagar si se quedan más allá de un determinado periodo.

Otra cosa que hay que tener en cuenta en Estados Unidos es que en algunos estados, si los huéspedes se alojan más de una cierta cantidad de tiempo, pueden ser considerados inquilinos en lugar de huéspedes, en cuyo caso es posible que tengas que cobrarles tasas adicionales que los huéspedes temporales no tienen que pagar.

Para atraer a aquellos huéspedes que buscan un alojamiento de larga duración, los hoteles estándar pueden considerar la posibilidad de destinar algunas habitaciones al alojamiento de larga duración, las cuales, si es posible, deben incluir una cocina o una lavadora dentro de la habitación. Normalmente, lo ideal es que estas habitaciones tengan precios especiales mensuales o anuales.

 

¿Y qué hay de la duración mínima de una estancia en un hotel?

La estancia más corta que tu hotel podría ofrecer sería si alguien reservara una habitación, pagara por ella y nunca se registrara, pero, evidentemente, esto es raro que suceda. Sin embargo, si lo que quieres es aprovechar los clientes a corto plazo, es decir, menos de 24 horas, existen varias opciones.

Los hoteles cápsula japoneses consisten en pequeños habitáculos que, en un principio, estaban enfocados a los hombres de negocios que perdían el último tren o que necesitaban un lugar barato para descansar unas horas, ya que las ciudades japonesas pueden ser inmensas. Esta tipo de alojamiento se ha extendido a otro tipo de clientela y a otros países. Incluso la ciudad de Nueva York cuenta ahora con cápsulas que se pueden reservar por horas.

Si tu alojamiento no es tipo cápsula, como las mencionadas anteriormente, las cuales se introdujeron por primera vez en Osaka en la década de 1970, puede que no puedas ofrecer alojamiento adicional de corta duración. Pero, ¿has pensado alguna vez en la posibilidad de ofrecer tus habitaciones vacías por horas? Para que merezca la pena, tendrías que tener una tarifa por hora elevada o cobrar por un número mínimo de horas, pero podría ser una buena estrategia para aumentar la ocupación o la tarifa diaria.

Otra opción para las estancias cortas es ofrecer el uso diurno. El uso diurno consiste en alquilar las habitaciones no reservadas durante el día. Cuando se ofrece una habitación de hotel para uso diurno, los huéspedes entran y salen en la misma fecha. Es útil para huéspedes que tienen un vuelo nocturno, o que simplemente quieren aprovechar los servicios del hotel, como la piscina, el bar, el spa, la sauna, recibir un masaje o simplemente tomarse un día de relax con servicio de habitaciones.

El uso diurno supone una buena fuente de ingresos para los hoteles, especialmente durante la temporada baja. También es una forma de maximizar la tasa de ocupación, fomentar el descanso y representa una buena oportunidad para conectar con la comunidad local. Al conectar con la comunidad local y fomentar el uso de las instalaciones del hotel, como la piscina, el bar, la azotea y el restaurante, los hoteles pueden aprovechar un grupo demográfico que no es estacional, sino que está presente todo el año.

 

Cambios en la duración de la estancia y en las necesidades de los clientes debido a la pandemia

Hemos visto algunos cambios en las necesidades de los clientes debido a la pandemia y el impacto de estos cambios en la duración de las estancias, pero profundicemos en los detalles.

Después de la pandemia, se produjo un cambio en nuestro frenético ritmo de vida. Hubo un tiempo en el que las cápsulas y las habitaciones de hotel de corta estancia podían ofrecer un respiro tras un ajetreado día de reuniones en un viaje de negocios.

Esta tendencia ha virado hacia viajes de experiencias, vacaciones con trabajo y apartamentos de larga estancia que ofrecen la ilusión de estar en casa, al mismo tiempo que permiten a los clientes tener más espacio y escapar de las rutinas cotidianas impuestas por la pandemia. Además, los huéspedes han empezado a buscar estancias en régimen de autoservicio o en pequeños apartamentos, y se han decantado por estancias mensuales o de varias semanas.

Las estancias de larga duración son cada vez más frecuentes

Antes de la pandemia, en Europa no eran tan frecuentes las estancias de larga duración. Ahora que muchos europeos no pueden viajar fuera de su país, y mucho menos fuera de Europa, hay destinos, como las Islas Canarias, que han empezado a ofrecer sus hoteles como lugares de vacaciones de trabajo. Esto significa que los huéspedes se alojan de varias semanas a varios meses en un hotel desde el que trabajan en lugar de hacerlo desde sus propios hogares.

Dado que los clientes pueden reservar estas estancias de larga duración por su cuenta a través de un motor de reservas, es posible que quieras mitigar el riesgo que esto puede suponer. Anima a los huéspedes a reservar con varios meses de antelación y planifica con la mayor cantidad de tiempo posible para asegurarte de que hay disponibilidad durante todo el periodo que quieren reservar; si es indefinido, asegúrate de comprobar las diferentes normativas locales.

El hotel como un "hogar lejos de casa"

Más allá de la legislación, los hoteles también deben tener en cuenta qué servicios son necesarios para hacer posibles estas estancias prolongadas. Por ejemplo, pueden incentivar a los huéspedes a que reserven estancias largas destacando características como el Wi-Fi gratuito en las habitaciones y en todas las zonas comunes, los cómodos escritorios y sillas de oficina, o habilitando una zona de co-working en tu vestíbulo, que también puede permitir captar a viajeros de negocios que necesitan un lugar para trabajar durante unas horas.

Dada la dificultad que supone viajar hoy en día, las estancias de corta duración ya no son tan frecuentes. Cuando un huésped se toma la molestia de hacerse una prueba de Covid-19 no quiere viajar sólo durante unos días, sino que prefiere aprovechar el viaje y quedarse varias semanas, convirtiendo el hotel en un "hogar lejos de casa".

El auge de las "staycations"

Quienes optan por estancias cortas tienden a ser locales. Por esta razón, tras la pandemia, los hoteles han decidido orientar las estancias cortas hacia los turistas locales que buscan alejarse de su rutina diaria, y demandan servicios especiales como spa, masajes, o estancias con todo incluido, de manera que no necesiten salir del hotel ya que muchos restaurantes siguen cerrados.

Debido a las estrictas restricciones por Covid, las cuales cambian constantemente, una de las estrategias que los hoteles han implantado en ciudades como Barcelona y Milán ha sido ofrecer experiencias para los locales. En esencia, se ha producido un renacimiento de las "staycation". Staycation es el acrónimo resultante de unir los términos: “stay” (alojarse) y “vacation” (vacaciones), lo que en castellano puede traducirse como unas vacaciones en casa.

Como los hoteles sólo podían ofrecer sus servicios de restauración a los clientes de pago, decidieron aprovechar el mercado local, ofreciendo paquetes que incluían una cena en el restaurante y una noche de estancia. Era una forma estupenda de que los locales se sintieran como si estuvieran de vacaciones en su propia ciudad, y al mismo tiempo permitía obtener unos ingresos extra de las habitaciones, que de otro modo quedarían vacías, y los restaurantes, que habrían permanecido cerrados.

 

¿Cómo adaptar las habitaciones y los servicios del hotel a las diferentes duraciones de la estancia del huésped?

Ya hemos analizado las posibles duraciones de las estancias, ahora indaguemos en cómo adaptar las habitaciones y los servicios del hotel a las distintas duraciones de las estancias. La adaptación de la habitación va más allá de los servicios y el mobiliario de la misma. Esta adaptación puede incluir también los diferentes servicios ofrecidos por el hotel, paquetes, precios especiales para estancias largas y otras ventajas que hacen que los huéspedes se sientan como en casa.

Convierte el trabajo desde casa en trabajo desde el hotel

La pandemia ha dado paso a un nuevo concepto de hotel que quiere aproximarse más a la idea de hogar que a la de lugar de escapada. Muchos huéspedes están optando por cambiar de aires y convertir el "trabajo desde casa" en "trabajo desde el hotel".

Para los huéspedes que buscan unas vacaciones de trabajo, hay que tener en cuenta las principales características que les hacen sentir como en casa y recrearlas en una suite o una habitación de hotel. Haz que se sientan menos como en un hotel y más como en su hogar.

Teniendo esto en cuenta, puedes ofrecer pequeños detalles y ventajas que podrías encontrar en tu casa, como una manta agradable, televisión a la carta gratuita, o una cocina para que los hoteles se conviertan en una opción de alquiler a corto plazo, de una a incluso tres semanas.

Reproducir el concepto de hotel como segundo hogar a través de los sentidos

A nivel de marketing, los hoteles pueden jugar con los sentidos, ofreciendo aromaterapia y otras estrategias de marketing orientadas a "sentirse como en casa" que den al cliente la sensación de un segundo hogar. Incluso pueden ofrecer paquetes de experiencias o paquetes que incluyan los servicios necesarios para teletrabajar con servicios adicionales como masajes o servicio de habitaciones incluido, para dar la sensación de estar en casa pero ir más allá.

Haz que los huéspedes se sientan agasajados

Alguien que busque un alojamiento familiar, necesita algunos servicios y ventajas adicionales que le motiven a cambiar su oficina en casa por un hotel. Después de todo lo que han pasado con la pandemia, los huéspedes quieren sentirse mimados. Piensan más en la comodidad y las ventajas de alojarse en un hotel que en su casa.

Conclusión

La duración de las estancias en tu hotel dependerá del tipo de alojamiento que ofrezcas. Normalmente no hay reglas fijas sobre la duración de la estancia en un hotel. Dependerá de la infraestructura y de la legislación del lugar en el que se ofrezcan estancias prolongadas.

Independientemente del tipo de hotel, el uso diurno supone una interesante oportunidad para captar unos ingresos que, de otro modo, se perderían por tener habitaciones vacías. Es importante que aquellos hoteles que quieran orientarse hacia el alojamiento de larga estancia piensen en los servicios que deben ofrecer y en cómo diferenciarse de otros establecimientos. Ofrecer paquetes y tarifas especiales para alquileres de larga duración, así como servicios que permitan a los huéspedes sentirse como en casa, son buenos incentivos para conseguir que los huéspedes decidan alojarse en tu establecimiento y no en otro.

En una economía global en constante cambio, los hoteles deben adaptarse rápidamente a las tendencias del mercado, ya sea alquilando habitaciones por horas o por meses, o equipándose para alojar a nuevos tipos de viajeros, como los nómadas digitales. Si se adaptan al mercado, los hoteles podrán resistir la pandemia y salir fortalecidos.

Albert Arranz profile picture

Autor:

Albert Arranz | 22 noviembre 2021

A Barcelona-native with a true passion for hospitality, Albert has experience across hotel management, sales and marketing, revenue, customer service and more. Call him Mr Hospitality.

Linkedin